SEFH

Notas informativas AEMPS


Reactivación de la Hepatitis B secundaria al tratamiento inmunosupresor

La reactivación del virus de la hepatitis B (VHB) en pacientes en tratamiento con quimioterapia o inmunosupresores puede ocurrir durante el mismo o después de un tiempo prolongado una vez finalizado. La AEMPS recomienda a los profesionales sanitarios:

  • Realizar el cribado de VHB antes de iniciar la terapia antineoplásica o inmunosupresora.
  • Tener en consideración las recomendaciones de prevención de VHB en este tipo de pacientes, establecidas por la European Association for the study of the liver (EASL) y por la asociación española para el estudio del hígado (AEEH), en su guía de práctica clínica sobre el manejo de la infección crónica por el VHB.

Antivirales de acción directa en el tratamiento de la hepatitis C: Evaluación del riesgo de reactivación de hepatitis B y recurrencia de carcinoma hepatocelular.

Tras la revisión de la información disponible sobre la asociación del uso de antivirales de acción directa (ADD) con los riesgos de reactivación de hepatitis B y carcinoma hepatocelular, la AEMPS recomienda:

  • Realizar serología frente a VHB antes del inicio del tratamiento con ADD en todos los pacientes candidatos a este tratamiento, así como en los actualmente en tratamiento. El seguimiento y tratamiento de los pacientes coinfectado con VHB y VHC deberá realizarse según las guías de práctica clínica actuales.
  • Los pacientes sin carcinoma hepatocelular previo, con fibrosis avanzada (F3) y cirrosis, con respuesta viral sostenida tras tratamiento antiviral, deben continuar siendo monitorizados ecográficamente cada 6 meses para vigilar la aparición de carcinoma hepatocelular, de acuerdo a las guías de práctica clínica.
  • Como medida de precaución, en los pacientes infectados por VHC con carcinoma hepatocelular que hayan alcanzado respuesta radiológica completa y sean candidatos a tratamiento antiviral para conseguir la erradicación del VHC, debe considerarse individualmente el beneficio frente a los riesgos potenciales, teniendo en cuenta la situación clínica del paciente.